Hadara

Objetivo

Hadara te lleva al mundo de las culturas y países de esta tierra. Durante tres eras, podremos experimentar la transformación de este pequeño asentamiento. Para traer gloria y honor a tu mundo, deberemos elegir a las personas y los logros hábilmente. Pero no debemos ignorar la agricultura, la cultura y el poder militar, de lo contrario, uno de nuestros competidores podría crecer y tener más éxito que nosotros. ¿Acaso lo vamos a permitir?

Componentes

  • 1 tablero central
  • 5 tableros personales
  • 40 fichas de parámetros
  • 48 fichas multiplicadoras
  • 25 losetas de colonia
  • 10 sellos de oro
  • 62 monedas
  • 34 de valor 1
  • 18 de valor 5
  • 10 de valor 10
  • 172 cartas
  • 162 cartas de civilización
  • 5 cartas de iniciativa
  • 1 bloc de puntuación
  • 1 reglamento

Cómo se juega

Preparación de la partida

Para preparar una partida a Hadara debemos:

  • Colocar el tablero central en la mesa de forma aleatoria
  • Barajamos cada tipo de carta y era y se cogen el doble del número de jugadores. El resto de cartas no se usarán
  • Colocamos las cartas de la era I en el espacio disponible del tablero central. El resto de eras puedes dejarlas en la caja perfectamente hasta que les llegue su turno que para eso viene con un inserto bien majo.
  • Formamos una reserva con las losetas de colonia (1 por cada jugador y valor), con las monedas y los multiplicadores.
  • Repartimos a cada jugador, su tablero, los 4 marcadores de progreso que colocará en las casillas de salida, 2 sellos dorados y 8 fichas de progreso.
  • Por último, barajamos y repartimos las cartas de orden de turno y los jugadores decidirán si juegan por la cara a o la cara b de la carta. Una vez decidido, recibirá los recursos que se indique en ese lado de la carta.

Ya estamos listos para empezar a jugar

Turno de juego

Una partida de Hadara consta de 3 eras con dos fases en cada una de ellas:

  • FASE A:

En esta fase realizaremos las siguientes acciones después de decidir el jugador inicial en la ronda actual.

  • Jugar cartas: robaremos dos cartas del mazo que corresponda, aquel que indique el símbolo del tablero individual que tengamos. De las dos cartas, debemos quedarnos sólo con una que o bien, la compraremos pagando su coste y que colocaremos en la zona correspondiente de nuestro tablero personal o bien la descartaremos para cobrar tantas monedas como se indique en su reverso. La carta que nos sobra, la colocaremos en el tablero central en el espacio disponible para ello.
  • Avanzar la rueda, una vez hayamos jugado las cartas, giraremos la rueda en sentido horario y realizaremos la acción anterior hasta que el tablero central se quede sin cartas en los mazos de robo (5 turnos)
  • Ingresos: cada jugador recibirá tantas monedas como haya avanzado en el track de economía.
  • Territorios: empezando por el jugador inicial y en sentido horario se da la opción de poder conquistar territorio siempre y cuando cumplas con el requisito militar que nos indique la loseta que queramos adquirir. Máximo una loseta por tipo. Una vez hemos adquirido un territorio, deberemos elegir si lo queremos por el lado anverso recibiendo monedas, o bien si pagamos las monedas indicada para darle la vuelta a la loseta y poder conseguir recursos y, en algunos casos, más puntos de victoria al final de la partida.
  • Bustos: siempre y cuando tengas el track de cultura suficientemente avanzado, podrás esculpir un busto. Para ello deberás colocar una de las fichas por la cara del parámetro que quieras avanzar, o bien por el reverso para conseguir puntos de victoria al final de la partida.
    Bustos: cada jugador puede esculpir un busto si ha alcanzado el nivel mínimo de cultura exigido por el busto a esculpir. Colocará una de sus fichas por la cara del parámetro para avanzar tantos espacios el marcador correspondiente, o lo coloca por la cara de puntos de victoria para convertir en puntos al final de la partida ese avance.

  • FASE B:

  • Jugar cartas: cada jugador alternando turnos y empezando por el jugador inicial, cogerá una de las cartas visibles del tablero central pagando su coste. Al igual que en la fase A pueden elegir entre jugarla y colocarla en su zona de juego o bien venderla para conseguir las monedas que se indican en el reverso.

  • Territorios y Bustos: se juega exactamente igual que en la fase A.
  • Alimentación: cada jugador deberá comprobar que pueden alimentar a su población para ello deberán tener el track de alimentación tan avanzado como número de cartas tengan en su tablero individual. En caso de que no puedan alimentar a toda su población, deberá descartar tantas cartas como sea necesario para cumplir este requisito.
  • Sellos: Los jugador podrán comprar, si pueden pagarlo, sellos de plata o de oro en cada una de las eras.

Una vez completadas las dos fases, procederemos a preparar la siguiente era, salvo que ya estés en la tercera. En tal caso, procederemos a realizar la puntuación final.

Nota importante: Tanto en la fase A como en la fase B pagarás una moneda menos por cada carta del mismo tipo, del que ya tienes en tu zona de juego, que compres.

Fin de la partida

Una partida a Hadara termina cuando finaliza la tercera era. Llegado a ese punto procederemos a realizar la puntuación

La partida finaliza al término de la tercera era. Cada jugador anota los siguientes puntos:

  • Tantos puntos como tenga de las colonias conquistadas
  • Tantos puntos como hayamos conseguido con los bustos, sumando (si es el caso) los puntos de las fichas que se hayan colocado por el lado de 1 punto de victoria
  • Tantos puntos como hayamos conseguido con los sellos de plata (dividiendo a la mitad las posiciones del recurso que se indica) y de oro, según el número de sets completo de 5 cartas diferentes que hayas conseguido.
  • Los puntos que nos indiquen las cartas jugadas
  • 1 punto por cada 5 monedas

Una vez hayamos hecho todo el cálculo, aquel jugador que haya conseguido más puntos será el vencedor. Si hay empate ganará quien tenga más monedas.

Opinión

Novedad de Hans im Glück para este primer semestre del año que ha sacado Devir en España.El autor es Benjamin Schwer, desconocido para mi, aunque es el creador de otros juegos como Livigstone o Crown of Emara. Se trata de un juego que implementa el tema de las civilizaciones, como podría haber sido cualquier otro, es irrelevante. Simplemente sirve de adorno para las mecánicas.

Las mecánicas del juego se basan en la selección de cartas y adquisición de las mismas que nos permite avanzar en cuatro marcadores personas que son la riqueza, la cultura, el poder militar y la alimentación de la población. Para poder quedarnos con las cartas que van pasando por nuestra mano necesitamos dinero y éste escasea durante toda la partida por lo que habrá momentos en la misma que debemos descartar alguna carta con dolor de nuestro corazón, todas nos vienen bien.

El sistema de selección funciona a doble vuelta. En una primera parte de la ronda seleccionamos una carta de dos posibles que cogemos del mazo correspondiente, vendemos o adquirimos una y la otra la descartamos en el tablero central. En la segunda fase de la ronda iremos por turno eligiendo las cartas que todos los jugadores hemos descartado. De ahí la doble selección.

Todo el sistema de juego gira en torno a esta sencilla pero efectiva mecánica. El autor consigue mantenernos enganchados durante toda la partida, eligiendo cartas y subiendo nuestros marcadores. No parece muy interesante cuando te lo cuentan pero las partidas se te pasan en un suspiro.

Me parece un juego de dificultad media bien diseñado y cerrado. Es un producto ideal para enseñar a jugadores noveles que son los eurogames. Sencillo, rápido de jugar y con sus dosis de enganche necesario. También tiene cosas malas, no todo van a ser alabanzas. Es un producto del que nos cansaremos rápido, no le veo mucho recorrido, todas las partidas se desarrollan de una manera similar, así que si jugamos muy seguido puede que lo quememos rápido. Si tenemos una ludoteca extensa y vamos a jugar 3 o 4 partidas al año no hay problema alguno. No es un juego con mucha profundidad ni con grandes decisiones, estas son livianas y casi cualquier carta que escojamos nos vendrá bien.

El azar está presente en todo momento, las cartas que robemos son vitales así que en una primera ronda dependemos de que las cartas que robemos nos vengan bien, aunque como he recalcado casi todas nos vienen bien, así que el problema se reduce. El azar es necesario en este tipo de juegos de dificultad media para igualar las fuerzas entre los jugadores.

La edición del juego es magnifica, todos son materiales buenos y la ilustración que corre a cargo de Dominik Mayer me parece excelente.

Finalizando, Hadara es un buen diseño, excelente para introducir a nuevos jugones en la afición. Eso si no repetir partidas muy seguidas porque corre riesgo de quemarse, no hay mucha variabilidad entre partidas y la profundidad del juego no es extensa. Los veteranos de los euros disfrutarán de partidas muy agradables. Funciona bien a cualquier número de jugadores, la interacción brilla por su ausencia, salvo el quitar cartas al rival.

Si te has quedado con ganas de echarle una partida, estás de suerte. Puedes adquirir una copia de este juego AQUÍ

Muchachita Lúdica Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.